¡Hasta los balones (... de oro)!

Como cada año por estas fechas, comienza el “baile” del balón de oro. Que si Cristiano Ronaldo ha ganado la Champions y la Eurocopa. Pero Messi ha conquistado la Liga y la Copa. Bale ha hecho una temporada extraordinaria y a ha llevado a su Gales hasta seminifinales. Aunque Neymar, además de su magia, se hizo con el oro olímpico en Río 2016. Y Griezman metió al Atlético en la final de la Champions, lo cual tiene mucho mérito dado el potencial económico del equipo.



Bla, bla, bla.

El fútbol es un deporte colectivo en el que todo el equipo gana o pierde. Ningún jugador puede conquistar la gloria en solitario. ¿Qué hubieran sido de CR7 o de Messi sin las recuperaciones de Modric o de Busquets? ¿Hubieran ganado todos sus trofeos sin la inteligencia de Iniesta, las paradas de Keylor Navas o la fe de Sergio Ramos? ¿No fue Éder el héroe de Portugal en la final de 2016?
El balón de oro sólo sirve para incrementar la cuenta bancaria (ya hablaremos de ello otro día) y el ego de su ganador. Tanto que pronto tendrán que ampliar el salón dónde se celebra la ceremonia porque no cabrán los dos: jugador y ego.
¿Balón de oro? no cuenten conmigo.

Un naufragio muy Real

Los peores 90 minutos de la era Luis Enrique no podían darse en otro sitio que en San Sebastián. Ni Guardiola, ni Tito, ni el Tata, ni Lucho… ni uno de los últimos 4 entrenadores del Barça han conseguido llevarse una victoria en este campo. La última, fue en la época de Rikjaard, cuando Ronaldinho aún prefería la pelota que los cubatas y Messi empezaba a despuntar jugando pegadito a la banda. Miren si queda lejos, que en aquella última victoria el bueno de Leo fue sustituido por Oleguer Presas.

Sin embargo, tengo la sensación de que ayer el Barcelona hubiese dado lástima aunque el rival hubiese sido la Ponferradina o el Guadalajara. El Barça demostró que no tenía ganas, ni intensidad y lo que es peor, ni fútbol. Y es que más allá de la actitud, lo que empieza a ser preocupante en este equipo es la falta de juego. Los éxitos de este club siempre se habían sostenido en su maravillosa habilidad por jugar el balón, por mantener la posesión con sentido, por hacer perseguir al rival una pelota que sabían que existía pero que nunca veían. La evolución que Lucho introdujo al juego culé durante su primera temporada lo hacía más vertical, más rápido y veloz, pero siempre sabiendo que es a través de la pelota que se consiguen los éxitos. Sin embargo, parece que el matiz evolutivo se está convirtiendo en filosofía, algo que sólo le puede traer desgracias a este equipo. Ayer, lo más triste de todo, fue ver como el medio campo azulgrana se fundía como un helado en pleno verano. Busquets, Rakitic, André y luego Denis jugaron al partido de los despropósitos. Cada vez que Neymar tenía la pelota miraba a sus lados para buscar un pase, una pared, un algo que hacer con el balón, pero sólo veía jugadores realistas. Los medios no estaban donde tocaban, no sabían adónde ir y cuando tenían el balón no sabían que hacer con él.

A todo ello, Messi intentaba otra vez hacerlo todo, bajar a la media para dar pases y subir al centro del ataque para rematarlos. Con Luis Suárez mareado entre tanto despropósito y un Neymar desesperado, la MSN rascó un empate de un partido en el que el Barcelona no mereció ni un solo punto. Pero más allá del resultado, el Barcelona debe de recordar por donde han pasado todos sus éxitos. No olvidar que es a través del balón por donde se han ido llenando las estanterías de títulos. Un balón que ayer fue realista y que si esto sigue así, empezará a ser más veces del equipo rival que del equipo culé. 


Emociónate con Steve Gerrard

Steve Gerrard anunció ayer su retirada del fútbol. Para algunos ya lo había hecho, pues irse a jugar a EEUU significa despedirse del fútbol europeo, del fútbol de primera línea. Steve nos ha dejado momentos para la eternidad y siempre con la misma camiseta: la roja del Liverpool, con la que ganó una Champions League en aquella final épica contra el Milán.


No hay mejor día que el de hoy para recordar aquél partido junto con otros de los mejores momentos que el eterno 8 de Anfield vivió en sus 17 años defendiendo la camiseta de los reds.

We will never forget you. Bye bye Steve Gerrard!


         

We should be treated as same as men

Las mujeres del equipo nacional de fútbol de Estados Unidos se han alzado contra su Federación. El motivo es simple, quieren las mismas condiciones que sus homólogos masculinos. La Selección estadounidense ha ganado 5 mundiales, 3 oros olímpicos y es sin duda uno de los mejores equipos de fútbol femenino de la historia. En el ránking FIFA figura en el puesto número 1 y su seguimiento en los EEUU es mucho mayor al que tiene el combinado masculino. Por ejemplo, los ingresos que obtiene la Federación de EEUU por la venta de las entradas de los partidos de la Selección femenina rondan los 5 millones de dólares, mientras que en los casos de la Selección masculina tiene unas pérdidas de 1 millón de dolares. 

A finales de año finaliza el acuerdo que vincula a la Selección EEUU con la Federación. De aquí que las jugadoras hayan decidido replanteárselo. Su pregunta es muy sencilla, ¿por qué han de cobrar menos y tener unas condiciones peores que la Selección masculina si tienen más seguidores y consiguen más títulos? Y es que los jugadores de la Selección masculina cobran 4 veces más que las de la Selección femenina y realizan todos sus viajes en clase business, en vez de en clase turista, como hacen las de la Selección femenina. Sin embargo, sus resultados tanto deportivos como económicos son mucho peores.


El debate que han conseguido abrir las jugadoras de la Selección femenina de EEUU no dejará indiferente a nadie. Y es que denuncian un trato discriminatorio por razón de género, ya que desarrollan el mismo trabajo y en las mismas condiciones que sus homólogos masculinos, pero tienen unas condiciones claramente inferiores. Situación que la ley estadounidense prohíbe de forma explícita. 

El programa "60 minutes" de la CSB acaba de dedicar uno de sus capítulos a este asunto. Este corte de 4 minutos es un resumen breve y preciso de lo que las mujeres de la Selección de EEUU están pidiendo y reclamando. Aunque en una frase lo dicen todo: "We should be treated as same as men". 

                

Hablemos de Leo Messi

Hace unos días Leo Messi volvió a exhibirse. Esta vez su víctima fue el Sevilla. Su grandeza es tal que a pesar de haber cuajado un gran partido, probablemente este no esté situado entre los mejores de su carrera.

Leo ha vuelto de su lesión como se fue. Demostrando día a día que es el que más diferencias marca en el deporte que inventaron los ingleses. Pese a ello, cada vez que le toca cambiarse la blaugrana por la albiceleste, su incidencia no es la misma. Sin un centro del campo dominador del balón, véase un doble pivote defensivo como Mascherano-Biglia, sus prestaciones se reducen. Dicho la anterior, no lo considero un argumento de peso achacable al ´10´. Los “tiffosi” argentinos pretenden que solucione todos los problemas pero como dijo hace unos meses su compatriota Kempes, no refiriéndose a Leo, “no se puede centrar un córner y a la vez rematarlo”.

Para hablar del astro argentino hay que destacar una circunstancia que muchos pasan por alto. Su facilidad por entender el juego le permite bajar a recibir y crear jugadas peligrosas casi partiendo desde la medular. En el partido frente al City, se echó de menos que ejerciese ese rol. Ante el Sevilla lo consiguió. Hizo de Iniesta pero sin olvidarse hacer de Messi. Es decir, fue capaz de ayudar en la salida de balón y mantuvo su fiabilidad de cara a puerta. Me pregunto cuántas veces habremos visto al argentino marcar un gol como el que metió en el Sánchez Pizjuán. Hace ya un tiempo bautizado como el penalti de Messi porque desde la frontal su fiabilidad roza la perfección.

El debate sobre el Balón de Oro no debería existir. Gran parte de los futboleros no tenemos duda en afirmar que, ahora mismo, y, desde hace ya unos años, Leo Messi es el mejor. Ni siquiera Cristiano Ronaldo, goleador voraz y con números goleadores irrepetibles, es rival suficiente. Otro tema sería tratar de premiar al portugués por la consecución de la Undécima Champions del Real Madrid así como también la Eurocopa que ganó con Portugal. De hecho, para mi el Balón de Oro 2010 debería haber sido para Xavi Hernández por lograr ganar el Mundial con España. Para discutir del Balón de Oro deberíamos primero sentar las bases. Es una obviedad que este galardón no beneficia sólo al buen jugador sino que hay otros intereses o factores a considerar. Aún todo lo mencionado, si hay que galardonar al mejor, ese es Leo.

No se me ocurre mejor forma de acabar el artículo que citando el vídeo “Messi es un perro”. Se ha escrito mucho de Messi y todavía falta mucho más por redactar pero el texto del argentino Hernán Casciri es el mejor que se ha escrito hasta la fecha. 10 minutos de poesía futbolística.


                                         

Tributo al fútbol sala


Hoy en día, como todos sabemos el fútbol es incuestionablemente el deporte rey. Raro es no encontrar un ínfimo espacio que se refiera a él en cualquier medio de comunicación impreso, en los telediarios de cada día, en las redes sociales…etc. Sin embargo, sólo unos pocos “valientes” se atreven a hablar de futsal.

Quizás, al observar los datos sobre la audiencia y las emisiones que tiene este deporte, nos demos cuenta de que este está muy por debajo del número de tele-espectadores con los que cuenta el baloncesto, y que compite con deportes como el balonmano o el voleibol para obtener mayor share televisivo. En España, las únicas cadenas que se han armado de valor para retransmitir contenido sobre fútbol sala son Teledeporte (a nivel nacional), GTM y la Televisió de Catalunya (que son televisiones autonómicas de la Región de Murcia y Cataluña, repectivamente). Además, la propia Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS) puso a disposición de los aficionados una plataforma online (http://www.lnfsdirecto.es/) en la cual se pueden visualizar varios partidos de primera y segunda división totalmente gratis, que se complementan con los que retransmiten las cadenas televisivas anteriormente citadas. Medios para ver fútbol sala, desde luego no faltan. 

Nadie discute que hoy en día el fútbol sea el deporte que más audiencia, más afición y más popularidad tenga, pero creo que este le debe muchísimo al futsal. Porque este último es el deporte en el cual se inicia todo el mundo antes jugar a fútbol once, porque permitió que el mismo Ronaldinho entre otros se diera a conocer por su desparpajo con el balón desde niño, porque, seguramente, la mayoría de regates que se ven en el fútbol se comenzaron a ver en sus canchas, y porque es imposible jugar bien al fútbol sin haberlo hecho antes en fútbol sala. Incluso el propio Guardiola confirmó que era imposible entender el juego que él quiere imponer en el campo sin entender el futsal, donde se ven muchos aspectos que aplica el técnico catalán en sus equipos: presión alta, juego con pocos toques, movimientos sin balón…etc.

En definitiva, a aquellos que leáis este texto, os animo a que veáis fútbol sala. Os sorprenderá el grandísimo nivel que hay en nuestra liga, los goles, la tensión que se vive cuando un equipo saca portero jugador a dos minutos del final, los regates de Ricardinho (el mejor jugador del mundo), los disparos de Miguelín, los duelos entre un pívot y el portero…etc. Quizá, con suerte, algún día os enganchéis y entendáis lo bonito que es este deporte.

Mientras tanto, todos aquellos a los que nos gusta el futsal desde siempre, que lo consideramos como propio y pedimos que sea olímpico por todo lo que aporta en el día a día de muchas personas y por su paralelismo con el fútbol, lo seguiremos disfrutando, con la esperanza de que con el paso del tiempo mucha más gente comience a hacerlo y este deporte sea valorado como se merece.

Enlace exterior: Declaraciones de Pep Guardiola sobre el fútbol sala (http://mispeloterosfavoritos.blogspot.com.es/2015/01/guardiola-sobre-el-futbol-sala.html)


¿Adidas vs. Nike y Barça?

Vaya semanita. No gano para disgustos. Primero, el amigo Donald da la sorpresa y derrota a Hilary. Y ayer leo en La Vanguardia: “Adidas demanda al Barça en Estados Unidos por una franja de tres rayas”. Empiezo a buscar más información y llego a la conclusión de que hay que revisar los planes de estudios de los grados de Ciencias de la Información e introducir más asignaturas de Derecho. 

Hablando en serio, las noticias son contradictorias y, al final, uno no sabe si hay un pleito o varios. Parece que el litigio se inicia cuando Nike o el FC Barcelona –unas webs se refieren a la empresa norteamericana, otras al club deportivo- pide registrar la camiseta del Barça como marca en la Oficina de los Estados Unidos de Patentes y Marcas (USPTO). De nuevo la información varía, pues en unos casos se trata de la camiseta de este año, que esencialmente tiene tres franjas (dos azules y una granate); en otros de la de 2015 (siete franjas: cuatro azules y tres granate); y otras informaciones aluden a un cuadrado con las siete franjas aludidas. La USPTO publica esta información para que cualquier tercero interesado pueda mostrar su oposición. Es cuando entra en escena Adidas. Pide que no se conceda la marca pues puede generar confusión con sus marcas, caracterizadas por tener tres líneas.

Si estos datos son correctos –o aproximados-, esencialmente se trata de un tema de marcas, no de patentes como refieren algunas noticias, ni de diseño industrial. Conviene recordar que la marca es un signo distintivo que sirve para identificar los productos o servicios de una empresa y distinguirlos de los de sus competidores. La clave del caso reside en la fuerza distintiva del signo distintivo solicitado; es decir, la camiseta del Barça. Adidas niega que tenga suficiente carácter distintivo. A su entender, la existencia de tres franjas (ya sea de la camiseta actual, ya sea las líneas granate sobre fondo azul de la equipación de 2015) pueden confundirse con las tres bandas que la caracterizan. El criterio para decidir será la perspectiva del consumidor medio de este tipo de productos. Si son aficionados al fútbol, pregúntense si al ver la camiseta de FC Barcelona se acuerdan de Adidas. 

Si la respuesta es positiva, hay riesgo de confusión y la autoridad estadounidense no debería conceder la exclusiva del signo distintivo a Nike o al Barça –depende de quien la haya pedido-. Si la respuesta es negativa, la oposición del fabricante alemán no tiene razón de ser y hay que seguir con el procedimiento de registro de la marca. A mi modesto entender, no existe riesgo de confusión. No asocio la camiseta blaugrana con la marca de las tres bandas. Y hay que recordar que, desde tiempos inmemoriales, el FC Barcelona ha vestido equipaciones con varias franjas azulgranas. Su número y grosor podía variar, pero siempre han sido varias líneas verticales –salvo alguna excepción en que eran horizontales-. De ahí que no me parezca de recibo la oposición de Adidas. Ahora bien, puede ser que existan otro tipo de intereses. Recordemos que la marca alemana no sólo viste a su gran rival sino que calza la máxima estrella del Barça. Rumore, rumore, rumore…
 
   

“En el fútbol nos equivocamos todos”

Alex Marty Torres tiene 20 años y juega en el Grupo 2 de Segunda Catalana con el C.E. Europa, uno de los clubes más emblemáticos del fútbol catalán. Como muchos otros jugadores, combina su pasión por el fútbol con los estudios universitarios y ha decidido contarnos en Sin Balón su experiencia en el mundo del fútbol, en el que lleva ya más de 12 años metido.

Hola Alex, gracias por tu tiempo. ¿En qué equipos y categorías has jugado?

Empecé a jugar a fútbol desde muy pequeño así que he jugado en todas las categorías de fútbol base. Mi andadura en el fútbol la empecé en el U.B.Catalonia en la categoría de Alevín. Pasé allí mis primeros años de jugador hasta que en la categoría de Infantil me fui al C.E. Europa, club en el que estuve 3 años más. Después, cuando era Juvenil me fui al U.E. Cornellá y más tarde al Carmelo, para acabar volviendo al C.E Europa, club en el que sigo jugando ahora.  

¿Cuál es tu posición en el campo?

Cuando era pequeño era defensa y siempre jugaba todos los partidos de central.  Al crecer me adelantaron la posición y empecé a jugar de pivote defensivo, que es donde me siento más cómodo, aunque también puedo jugar en la banda como lateral derecho o interior.

¿Qué es lo que más te gusta de ser jugador de fútbol?

Por un lado, la gran cantidad de amigos que he ido haciendo durante todos estos años, y por el otro, la sensación de haber hecho un buen trabajo cuando acabas de ganar un partido.

¿Y lo que menos?

Cuando hago un mal partido suelo irme a casa enfadado porque soy consciente de que hoy no he ayudado a mi equipo. Tengo que esperar una semana, hasta el próximo partido, para revertir esta sensación y eso no me gusta nada, ojalá hubiese partido al día siguiente y me la pudiese quitar enseguida de encima.

Los jugadores tienden a tener una actitud agresiva hacia los árbitros, ¿cómo crees que se podría revertir esta situación?

A pulsaciones tan altas es difícil controlar los nervios cuando el árbitro se equivoca en alguna jugada. Los jugadores nos equivocamos en los pases, chutes… y los árbitros también deben de tener el derecho de equivocarse en sus acciones pues forman parte del juego. Y es que en el fútbol todos nos equivocamos. Aún así, para acabar con esta situación los árbitros deberían de reflejar todas éstas circunstancias en el acta arbitral y sancionar con partidos de suspensión a los jugadores o entrenadores que no los respeten.

¿Tienes algún ejemplo en el que te fijes en tu día a día?

En lo futbolístico siempre me había fijado mucho en Xavi Hernández y ahora que ya no juega, Luka Modric se ha convertido en mi gran referencia. Sin embargo, también me encanta el espíritu de superación de Cristiano Ronaldo quién siempre quiere ser el mejor.

¿Y quién ha sido para ti el mejor medio centro de la historia?

De los que yo he visto jugar, Andrés Iniesta.

Para acabar, dos pronósticos: un favorito para la Liga y un favorito para ganar la Champions League.

No veo otro equipo que pueda ganar las dos competiciones más que el F.C.Barcelona.

Genial Alex, muchas gracias por contar tu experiencia en Sin Balón.



Fundido a negro

Cada día y durante dos años, tuve la costumbre de irme a dormir con la radio puesta. Siempre escuchaba el mismo programa y la misma voz. Era la de Dani Senabre que presentaba el Tu Diràs, en Rac1, un programa que analiza la actualidad azulgrana con bastante rigor y un toque de humor.

La radio tiene cosas mágicas y hace que acabes trazando una relación particular con la persona que esta al otro lado del micrófono. Aunque él no lo sepa, el locutor se acaba convirtiendo en un amigo, en alguien que te acompaña en tus días buenos y en tus días malos. 

La voz de Dani Senabre me acompañó durante mucho tiempo, hasta que sorprendido descubrí que ya no presentaba el programa con el que cada noche me iba a dormir. Ayer, por azar, supe porque Dani ya no esta al otro lado de la radio y quiero compartir con vosotros su historia por varias razones. 

La primera es porque se lo debo, porque su voz me ha ayudado mucho más de lo que él podría imaginar. La segunda es porque merece la pena y haré que inviertas en algo positivo 7 minutos de tu tiempo. Y la tercera es para que aprendas tres cosas:

1. Que si haces algo por los motivos adecuados, lo más normal es que salga bien, pero al final da igual si sale bien o no, lo único que importa es que lo hagas.

2. Que lo que diga todo el mundo te tiene que importar una puta mierda.

3. Ni tú, ni yo, ni nadie puede elegir cuantos fundidos a negros se va a encontrar en la vida, pero sí que podemos hacer que la siguiente escena sea mejor.